Ángel Ganivet

Ángel Ganivet
José Ruiz de Almodóvar.Retrato de Angel Ganivet.1.jpg
Retrato de Ángel Ganivet
(pintado por José Ruiz de Almodóvar).
Información personal
Nacimiento 13 de diciembre de 1865
Granada, España
Fallecimiento 17 de noviembre jul./ 29 de noviembre de 1898 greg.
(32 años)
Riga, Imperio ruso
Causa de muerte Suicidio Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad española
Información profesional
Ocupación escritor y diplomático
Movimientos precursor de la Generación del 98
[ editar datos en Wikidata]

Ángel Ganivet García ( Granada, 13 de diciembre de 1865[4]

Biografía

Nacido en una familia de clase media, su padre murió cuando él tenía nueve años. A la edad de diez años, una fractura le llevó a estar a punto de perder una pierna; poniendo en riesgo su vida, se negó a la amputación y, tras años de rehabilitación, consiguió no quedarse cojo. Con retraso por esa convalecencia, inició sus estudios cursando entre 1880 y 1890 el bachillerato y las carreras de Derecho y Filosofía y Letras, consiguiendo siempre notas de sobresaliente.

En 1888 empezó el doctorado en Madrid; obtuvo el grado correspondiente, con nota sobresaliente y premio extraordinario, con la tesis La importancia de la lengua sánscrita, tras no serle aceptado el trabajo académico, intitulado España filosófica contemporánea. Se presentó a las oposiciones al Cuerpo de Archivos, Bibliotecas y Museos, que ganó, y fue destinado a la biblioteca del Ministerio de Fomento en Madrid. Se integró poco a poco en el mundo literario madrileño, asistiendo al Ateneo y a diversas tertulias literarias. Inició una relación de amistad con Miguel de Unamuno en mayo de 1891, cuando estudiaban juntos para las oposiciones a cátedra de griego,[5] que Unamuno conseguiría por Salamanca y Ganivet perdería por Granada.

En 1892 conoció a Amelia Roldán Llanos, de la que se enamoró aunque no terminaron casándose por razones desconocidas. De su relación, nacieron dos hijos: Natalia, que murió al poco de nacer, y Ángel Tristán. En mayo de ese mismo año, Ganivet alcanzó el primer puesto en unas oposiciones al cuerpo consular; por lo que fue nombrado vicecónsul en Amberes, tomando posesión en julio; pasaría cuatro años en la ciudad belga. Durante ese tiempo, se desarrolló intelectualmente: leyó, se instruyó en varios idiomas, aprendió a tocar el piano y empezó a escribir. Por otro lado, su relación con Amelia sufría grietas.

En 1895 fue ascendido a cónsul y destinado a Helsingfors, actual Helsinki. En los más de dos años que pasó en Finlandia produjo la mayor parte de su obra literaria. Su estancia terminó cuando el cuerpo diplomático suprimió el consulado por escasa actividad comercial. Tomó posesión del consulado de Riga en 1898. Allí, fruto de una crisis espiritual, sin su mujer, solo, tras las pérdidas de las últimas colonias de España, entristecido por la grave situación de su nación,[6]

Los restos de Ganivet fueron repatriados a España gracias a la labor del periodista jerezano, Enrique Domínguez Rodiño. Durante una gira por Letonia Domínguez Rodiño descubriría la tumba del escritor granadino, cuyos restos consigue repatriar a España en 1925, después de escribir una serie de reportajes para sensibilizar a la opinión pública española. Desde esa fecha reposan en el cementerio San José de la ciudad que le vio nacer.[10]

El Ayuntamiento de Granada y Tenerife han dedicado una calle a su memoria.

Other Languages