Álbum conceptual

En música, un álbum conceptual es un álbum unificado por un tema común, que puede ser instrumental, narrativo, en la composición o en las letras. Los álbumes conceptuales son planificados, concebidos con todas sus canciones contribuyendo a un único tema en general o a una historia, siendo esta historia o plan el concepto. Esta es la diferencia con un álbum normal de una banda, compuesto por varias canciones sin conexión entre sí, escritas por la banda/artista o siendo versiones de otros artistas/bandas. A veces se considera como un álbum conceptual a un disco con un clima o "humor" en general, haciendo que una definición precisa del término se haga muy problemática.

Por la época que es conocida como el inicio del rock contempóraneo (aproximadamente hacia 1966, cuando los críticos comienzan a hablar de “rock” y de “pop” como dos géneros separados) se empieza a hablar de dos tipos de álbumes conceptuales: aquellos que esencialmente tenían un ciclo de canciones unidas por un tema, como el Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band -que no tenía una historia- y aquellos que presentaban una trama que se desarrollaba a través del disco, como el famoso disco de Pink Floyd, The Wall. Los músicos de esa época no distinguían entre estas dos categorías, y cualquier disco que encajara en alguno de estos dos tipos era considerado un álbum conceptual. Sin embargo, esta distinción es útil para tratar de encontrar cuál fue el primer álbum conceptual en cada categoría.

Otra dificultad en determinar si un disco "clasifica" como un álbum conceptual, surge del hecho de que tanto músicos como fans ven cada vez más a un disco como una forma de arte unificado, no simplemente un conjunto de canciones. Las canciones en varios álbumes pueden tener un cierto sentido de cohesión, aunque no haya una unidad en las letras o en la estructura narrativa. Muchos discos que no son en verdad conceptuales, son a menudo vistos por sus fanáticos como tales. Los álbumes The Division Bell de Pink Floyd, Born to Run de Bruce Springsteen o Sgt. Pepper's Lonely Hearths Club Band de The Beatles son buenos ejemplos. En todos estos casos, no hubo una intención de los artistas en hacer algo que pareciera un álbum conceptual. Algunos discos sin un tema o una estructura narrativa pueden, sin embargo, tener una estructura deliberada, en la cual el orden en que son escuchadas las canciones expresa una intención particular del artista. Un ejemplo es el disco Lateralus de Tool, que cuenta con varias variantes en el orden de las canciones, muchas de las cuales están inspiradas en teorías o ecuaciones matemáticas.

Antecedentes

Los que podrían ser, tal vez, considerados como los primeros ejemplos de álbumes conceptuales fueron lanzados a finales de los años 1930 por el cantante estadounidense Lee Wiley, que contenían ocho canciones de compositores de la época, como Harold Arlen y Cole Porter.

A finales de los años 1940, el pianista de Kansas City Pete Johnson grabó el álbum Pete's House Warmin', en el cual empieza tocando solo, supuestamente en una casa nueva vacía, y a él se le van sumando J. C. Higgenbotham, J. C. Heard y otros intérpretes de Kansas.

Por el lado de la música folk, el primer álbum de Woody Guthrie, Dust Bowl Ballads (1940), es también una posibilidad temprana.

Frank Sinatra -con The Voice of Frank Sinatra (1945) y seguidamente con sus álbumes temáticos de la década de los '50, empezando con Songs for Young Lovers y Swing Easy-, suele ser mencionado como el que popularizó y desarrolló la idea del "álbum conceptual", y fue durante este período cuando el término específico comenzó a ser usado. Tal vez, el primer álbum conceptual completo de Sinatra es In the Wee Small Hours (1955), donde las canciones -todas baladas- fueron especialmente grabadas para el álbum, y organizadas alrededor de un tema central: una noche solitaria y dolorosa debido a un amor perdido. Además, la portada del álbum acentúa ese tema.

La mayoría de los álbumes de Sinatra en los '50 giran alrededor de un tema principal, como por ejemplo, Come Fly With Me! presentaba canciones relacionadas con la geografía; Come Dance With Me relacionadas con el baile; Frank Sinatra Sings for Only the Lonely relacionadas con las pérdidas y la soledad, etc.

Sin embargo, la noción de álbum conceptual no se fijó realmente en ese tiempo, y casi no fue imitada, excepto por ejemplos ocasionales como Gunfighter Ballads and Trail Songs (el disco de 1959 del cantante country Marty Robbins) o The Genius Hits the Road (el disco de 1960 de Ray Charles, donde cada canción se refería a un estado de los EEUU (Georgia on my Mind, Mississippi Mud, etc.). Tal vez, el primer ejemplo por el lado del rock sea Little Deuce Coupe (1963), de The Beach Boys, en el cual cada una de las 12 canciones que contenía trataban de la cultura automovilística estadounidense. Todos los temas de un disco posterior, Beach Boys' Party!, de la misma banda están ambientados como si hubiesen sido grabados en una sola toma durante una reunión entre amigos. En el pop un claro antecedente sería el disco Diario di una sedicenne (1963) de la cantante italiana Donatella Moretti. Las doce canciones compuestas por Loredana Ognibene narran los acontecimientos de una adolescente de dieciséis años. En el álbum, cada canción brinda la sensación de un capítulo del diario que mantiene la joven.

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Канцэпт-альбом
Deutsch: Konzeptalbum
English: Concept album
français: Album-concept
Bahasa Indonesia: Album konsep
italiano: Concept album
한국어: 콘셉트 음반
Bahasa Melayu: Album konsep
Nederlands: Conceptalbum
norsk nynorsk: Konseptalbum
norsk bokmål: Konseptalbum
português: Álbum conceptual
Simple English: Concept album
slovenčina: Konceptuálny album
slovenščina: Konceptualna plošča
svenska: Konceptalbum
Tiếng Việt: Album chủ đề
中文: 概念專輯