Ácido tricloroacético

El ácido tricloroacético (referido a veces como ATC) es un ácido orgánico, derivado del ácido acético, en el cual tres átomos de hidrógeno del grupo metilo han sido reemplazados por átomos de cloro. Se prepara por reacción de ácido acético y cloro en presencia de un catalizador apropiado.

CH3COOH + 3 Cl2 → CCl3COOH + 3 HCl

Es ampliamente utilizado en bioquímica por su propiedad de precipitar macromoléculas, como proteínas, ácido desoxirribonucleico (ADN) y ácido ribonucleico (ARN). Además, la sal de sodio del ATC es utilizada como un herbicida.

El ácido tricloroacético se puede emplear para destruir lesiones intraepiteliales, cervicales, uterinas o displasias cervicales (lesiones preneoplásicas; displasias cervicales; CIN-I, CIN-II, CIN-III; LIP o SIL de alto y bajo grado). Otros usos en medicina y cosmética incluyen el descamamiento químico (comúnmente referido como peeling), la remoción de tatuajes y el tratamiento de verrugas (incluyendo las verrugas genitales por HPV).

La reducción del ATC resulta en ácido dicloroacético, un compuesto farmacológicamente activo que ha mostrado cierta actividad antitumoral.[1]

Fórmula

Para ello se hace preparar en fórmula magistral: "solución de ácido tricloroacético al 85 % en alcohol de 70º, 50 ml". Se dan repetidos toques con un hisopo o torunda pequeña impregnando el exocérvix y endocérvix durante unos minutos haciendo una sesión semanal durante cuatro semanas consecutivas. Es conveniente cambiar la solución cada dos semanas y prepararla el mismo día inmediatamente antes de comenzar las sesiones 1.ª y 3.ª porque la solución es muy volátil y pierde efectividad aun estando cerrado el recipiente que la contiene.

También es empleado en la Odontología, aplicándolo en lesiones epiteliales de la mucosa oral, tales como aftas, llagas, etc.

Other Languages