Ábdel Aziz ar-Rantisi

Ábdel Aziz ar-Rantisi ( 23 de octubre de 1947 - 17 de abril de 2004) fue el cofundador, junto con el jeque Ahmed Yasín, de la organización islamista palestina Hamás. Doctor y padre de seis hijos, fue abatido por el ejército de Israel en un ataque con misiles en el que murieron también sus escoltas, a la vez que decenas de civiles resultaban heridos.

Fue el líder político y portavoz de Hamás en la Franja de Gaza tras la muerte de Ahmed Yasín, líder espiritual de la organización, en marzo de 2004.[2]

Fue considerado un terrorista por los Estados Unidos, la Unión Europea e Israel por abogar por los atentado suicidas efectuados por civiles. Según el diario Chicago Tribune, llegó a declarar "Mataremos judíos en todas partes. No habrá seguridad para ningún judío, haya venido de Estados Unidos, Rusia o cualquier lugar".[3]

Biografía

Rantisi nació en Yubna, cerca de Jaffa, pero en 1948 - cuando tenía un año de edad - su familia se reubicó en el campo de refugiados de Jan Yunis, en la Franja de Gaza. Estudió pediatría y genética en Egipto durante nueve años, siendo el mejor de su clase, y luego fue médico titulado, aunque nunca llegó a ejercer su profesión. Durante su estancia en Egipto se convirtió en miembro convencido de los Hermanos Musulmanes, organización de la que nació Hamás. En 1976 regresó a Gaza para enseñar parasitología y genética en la Universidad Islámica.[4]

En 1987, cuatro residentes del campo de refugiados de Yabaliya, en Gaza, resultaron muertos en un accidente vial.[5] Ar-Rantisi afirmó haberse reunido con el jeque Áhmad Yasín, así como con 'Ábdel Fattah Dujan, Muhammad Shama', el Dr. Ibrahim al-Yazur, Isa an-Nayyar y Saláh Shahada, y giró instrucciones para que la gente saliera de las mezquitas coreando Allahu ákbar ("Dios es grande"). Esto sería el inicio de la primera intifada, según Rantisi, bajo cuya dirigencia se integró, ese mismo año, lo que habría de llamarse Hamás. La OLP, grupo rival, se le sumó posteriormente y se creó una cúpula única.

En diciembre de 1992, fue expulsado al sur del Líbano, como parte de la expulsión de 416 agentes de Hamás y Yihad Islámico palestino, y se alzó como portavoz general de los expulsados. A su retorno en 1993, fue arrestado, para luego ser puesto en libertad. Fue detenido varias veces y durante más tiempo por la Autoridad Palestina por criticar a la AP y Yásir Arafat, siendo la última ocasión a mediados de 1999. Cuando Rantisi volvió a su posición pública como "brazo derecho" de Yasín, se mantuvo como uno de los principales opositores a todo cese al fuego y alto a los atentados terroristas contra Israel. Durante pláticas entre la dirigencia de Hamás tanto en Gaza como en el extranjero y en el contacto constante de la organización con la AP sobre la actividad terrorista, Rantisi, junto con Ibrahim Macadma, controló el tono de la cúpula de Hamás.

Luego del retorno triunfal del jeque Yasín a la franja de Gaza en octubre de 1997, trabajó estrechamente con el viejo jeque para restituir el mando jerárquico y reforzar la uniformidad de cuadros dentro de un Hamás reorganizado. Tras la eliminación de Saláh Shahada e Ibrahim Macadma, se convirtió en la cabeza política y también en dirigente espiritual aclamado de Hamás, manteniéndose como portavoz principal de la organización. En estas funciones múltiples, Rantisi dirigió, ordenó y determinó políticas, actividades terroristas inclusive, según interrogatorios a agentes de Hamás. Sus declaraciones públicas sirvieron de instrucciones para que los terroristas ejecutaran atentados.

En momentos de tensión, cuando la diplomacia tocaba a sus límites, ar-Rantisi nunca dejó de ser una voz crítica. Aprovechó la oportunidad de una reunión entre el diputado estadounidense Christopher H. Smith y el entonces primer ministro de Israel, Binyamín Netanyahu, el 28 de enero de 1998, para anunciar a través de Reuters que "hay sólo una opción frente a los palestinos, que es volver al levantamiento y la lucha armada contra la ocupación israelí." Horas despupes del retiro israelí de Belén, el 19 de agosto de 2002, ar-Rantisi habría dicho, según el Manchester Guardian, que los rifles de Hamás "seguirán apuntados contra el enemigo sionista".

Other Languages