¡Que vienen los rusos!

¡Que vienen los rusos!, también llamada Que vienen los rusos, Que vienen los rusos (The Russians Are Coming, the Russians Are Coming en inglés), es una película de comedia bélica estadounidense de 1966, basada en la novela juvenil The Off-Islanders, de Nathaniel Benchley y adaptada a la gran pantalla por William Rose. La película, ambientada en plena guerra fría, trata sobre un submarino ruso, el Sprut (Calamar, en ruso), que accidentalmente encalla frente al litoral de una pequeña localidad de Nueva Inglaterra, desatándose el pánico entre los residentes del pueblo ante lo que creen que es una invasión soviética.

Argumento

El Sprut (Спрут), un submarino ruso, encalla cerca de las costas de Cape Cod, Nueva Inglaterra. El capitán del submarino manda a un grupo de nueve hombres liderados por el teniente Rozanov ( Alan Arkin) en busca de una motora que les ayude a sacar el submarino accidentado. Uno de los hombres llega a la casa de Walt Whittaker ( Carl Reiner, un dramaturgo neoyorquino de vacaciones con su mujer Elspeth ( Eva Marie Saint) y sus dos hijos, Pete y Annie ( Sheldon Collins y Cindy Putnam) quienes se disponen a volver a casa ya que el verano terminó.

Mientras trata de convencer a los Whittaker que su grupo son de nacionalidad noruega, Rozanov le entrega un arma y le promete no hacer daño a su familia si le dicen información sobre el uso militar en la isla, sobre la policía y las llaves del coche. Walt y Elspeth le dan las respuestas que busca y el vehículo, los rusos se marchan pero se dejan atrás a un marinero joven, Alexei Kolchin ( John Phillip Law) a vigilar a los Wittakers, y más tarde a la vecina de estos, Alison Palmer ( Andrea Dromm),[1]​ una joven de 18 años.

El coche conducido por los rusos se detiene debido al poco combustible que le quedaba viéndose obligados a ir a pie. Más tarde, roban un antiguo Sedán, propiedad de Muriel Everett ( Doro Merande), la cartera del pueblo; ella llama a Alice Foss ( Tessie O'Shea) y más tarde se extienden rumores en toda la isla generando confusión. El jefe de policía, Link Mattocks ( Brian Keith) y su asistente Norman Jonas ( Jonathan Winters) llamaron a la población civil a "aplastarles".

Siete de los rusos se van del submarino, mientras Rozanov va en busca de Kolchin, quien se ha enamorado de Alison. Cuando el submarino se pone en movimiento, el capitán ( Theodore Bikel) toma los mandos y lleva el submarino a puerto y buscar al hombre que falta, allí, Rozanov y Kolchin les localiza. En el puerto la situación comienza a ponerse tensa cuando el capitán amenaza con bombardear el pueblo si no les son devueltos los hombres por otra parte, los vecinos amenazan con abrir fuego contra el submarino, De pronto un niño, Jerry Maxwell ( Johnny Whitaker) que estaba viendo el tenso evento subido al campanario de la iglesia se resbala y a punto de caer se agarra al Canalón permaneciendo colgado a él. Los rusos y los isleños deciden olvidar sus diferencias y salvar al niño formando una pirámide humana, al final el niño es rescatado de caerse.

Una vez se ha hecho la paz y la armonía, el submarino sale del puerto escoltado por los vecinos de la isla en sus respectivas barcas para protegerles hasta llegar a aguas seguras, momentos después, llega un F-101 Voodoo de las fuerzas aéreas estadounidenses contemplando atónito como los residentes de la isla socorren a los soviéticos.[2]

Other Languages