¡Ni un paso atrás!

Estampilla soviética con la famosa frase "¡Ni un paso atrás!".

La Orden #227 del 28 de julio de 1942 fue emitida por Iósif Stalin en su rol de Comisario de Defensa del Pueblo. Es famosa por la frase "¡Ni un paso atrás!" (en ruso: Ни шагу назад! (Ni Shagu Nazad!))?, que se convirtió en un eslogan de la resistencia antifascista soviética,[1]​ la Gran Guerra Patria.

La orden

Ningún comandante tenía derecho a retirarse sin una orden. Quien así lo hiciera estaba sujeto a un tribunal militar correspondiente a su nivel de jerarquía.

La orden #227 estableció que cada Frente del Ejército Rojo debía formar entre 1 y 3 "batallones penales" (штрафбат, штрафной батальон, shtrafbat) compuestos de soldados acusados de tener problemas de disciplina, que eran enviados a las secciones más peligrosas de las líneas de frente.[2]

La orden también establecía que cada Ejército del Ejército Rojo debía crear "destacamentos de bloqueo" (заградотряд, заградительный отряд) para vigilar que las tropas del frente no retrocedieran y, en caso de que lo hiciesen, disparar a los "cobardes".[1]

En el preámbulo de la orden estaba escrito que estas dos medidas habían sido implementadas con éxito por los alemanes en su retirada de invierno.

La obligación de los ejércitos de mantener compañías de bloqueo fue anulada apenas tres meses luego de entrar en vigencia, el 29 de octubre de 1942. Si bien su propósito era estimular la moral del Ejército Rojo, tuvo un efecto generalmente perjudicial y algunos comandantes solían no implementarla, ya que veían el destinar tropas a unidades de bloqueo como un derroche de recursos. Así, hacia octubre de 1942 la idea fue abandonada.[2]

Other Languages
български: Указ №227
čeština: Rozkaz č. 227
English: Order No. 227
français: Ordre n° 227
Bahasa Indonesia: Perintah No. 227
Nederlands: Order 227
português: Ordem número 227
română: Ordinul nr. 227
русский: Приказ № 227
slovenčina: Rozkaz č. 227
українська: Наказ № 227