¡Hay motivo!

¡Hay motivo! es una serie de 32 cortometrajes producidos en febrero de 2004 y proyectados a partir del 9 de marzo en los que se critican diversos aspectos de la realidad social española y, sobre todo, al gobierno del Partido Popular en distintos temas sociales y políticos. De acuerdo con los propios realizadores, el propósito de esta serie de cortometrajes era propiciar un cambio de gobierno ante las inminentes elecciones generales.

Contenido

Entre los temas de crítica se encuentra la subida del precio de la vivienda en España, la gestión por parte del gobierno de la crisis que siguió al hundimiento del petrolero Prestige en Galicia, el apoyo del presidente José María Aznar a la invasión de Iraq de 2003 o la manipulación de la televisión pública, avalada por la condena judicial al presentador de informativos Alfredo Urdaci, por manipulación informativa en el caso de una huelga general convocada por los sindicatos Comisiones Obreras y UGT.

Después de la compilación de la película, los cineastas realizaron un último corto, el que hizo el número 33.

¡Hay motivo! no se exhibió comercialmente en cines, sino que fue proyectado en universidades y otros lugares que solicitaron expresamente su proyección. También se emitió en canales locales de televisión. Los propios cineastas utilizaron estos canales a fin de difundir la serie tan rápido como les fuera posible, por lo que también animaron a descargar la película por Internet, a través de redes P2P.

El efecto de la película en la opinión pública es difícilmente evaluable, ya que los atentados de Madrid el 11 de marzo de 2004, tan sólo tres días antes de las elecciones, supusieron un cambio demasiado brusco en la sociedad y en la política española.

Finalmente, la película fue estrenada comercialmente el 12 de noviembre de 2004 y proyectada hasta el día 25 del mismo mes, último día de exhibición de la cinta. Apenas 496 espectadores se acercaron al cine para verla (datos del Ministerio de Cultura). La recaudación ascendió a 2.831,40 euros.

Antecedentes

Uno de los detonantes de la realización de esta cinta fue probablemente la XVII edición de los Premios Goya, celebrada el 1 de febrero de 2003, en la que actores y directores llevaron chapas diciendo "No a la guerra" y convirtieron el acto en un alegato contra la misma.

Otro de los antecedentes fue probablemente el éxito que tuvo la película documental de Michael Moore Bowling for Columbine, que supuso un resurgimiento del género documental.

Other Languages
Deutsch: ¡Hay motivo!