¡Ay Jalisco, no te rajes! (película de 1941)

¡Ay Jalisco, no te rajes! es una película mexicana basada en la novela del mismo nombre de Aurelio Robles Castillo al igual que otra cinta que estelarizó, después de un tiempo otro gran cantante del cine mexicano, Pedro Infante, titulada El Ametralladora, como apodaban al personaje central de la novela. Jorge Negrete estaba radicado en Hollywood y Nueva York donde cantaba con músicos mexicanos y cubanos cuando fue requerido en México para protagonizar esta película, aun casado con Elisa Christy. En esta cinta conoció a la que se convertiría posteriormente en su pareja sentimental durante doce años, Gloria Marín y en su co-protagonista en varias películas.

En esta cinta, la segunda de Evita Muñoz, recibe por primera vez el sobrenombre de "Chachita" y a partir de ese momento lo adopta personalmente como alias aunado a su nombre y como nombre de algunos de los personajes que interpreta en películas como: "Chachita, la de Triana".

Argumento

Los padres de Salvador Pérez Gómez (Jorge Negrete) mueren misteriosamente y el niño crece cuidado por Chaflán, el peón de sus padres, y Radilla ( Antonio Bravo), el cantinero español quien es su padrino. Bajo las enseñanzas de este último, jura vengar la muerte de sus padres. Salvador se enamora de Carmela ( Gloria Marín) quien está comprometida con Felipe ( Victor Manuel Mendoza) aunque no lo quiere y solo se casará para salvar a su padre de la ruina. Chachita, es la sobrina de Carmen y a su corta edad (4 años) hace la labor de Cupido entre su tía y Salvador. Salvador obtiene el apodo de "El Ametralladora" cuando, en una pelea de gallos, mata a cinco personas de cinco disparos consecutivos. Con la ayuda de "El Mala Suerte" ( Ángel Garasa) y Chaflán, logra vengar la muerte de sus padres.

Actualmente, sólo circula una versión de la película en la cual se han cortado varias escenas, y tiene 102 minutos de duración; cuando la versión original duraba 120. Por ejemplo, después de cantar Negrete la serenata a Gloria Marin, "Traigo un amor", Antonio Badu interpretaba la canción "Fue casualidad". Era una escena divertida, e importante porque contrastaba entre la canción bravia interpretada por Jorge y el suave romanticismo de Badú. En todas las copias actuales no aparece esta escena.

Other Languages